Lluís Vives    Imprimir

Martes 18 de Junio de 2013
Publicado en: Actualidad

(Continuación a Aqui dibujamos a mano, sigue en Vallvidrera)

Construir es sorprenderse: es difícil saber cuándo una obra irá mal, cuándo fatal, en qué momento se torcerá, en qué otro puede enderezarse. Quizás haya una ley gracias a la cual las que peor comienzan luego son las que tienen mejor final.

Ésta no la pudimos inaugurar de peor manera: denuncias de vecinos, visita de un superintendente de la Guardia Urbana, y con él una dotación completa de bomberos. Después siguieron, en varias tandas, los inspectores de licencias del distrito, que fotografiaban una y otra vez lo que creían ver como alteraciones sobre la estructura de la finca, pero en el fondo no eran más que refuerzos preventivos. Por suerte, todo quedó al final en un malentendido, y se diluyó a los pocos días.

Nunca debemos menospreciar las obras pequeñísimas: es en ellas donde, a veces, podemos encontrar el lujo de entretenernos en cuestiones mínimas, jugar incluso a ser un Zumthor de provincias. Mimemos, también, a los clientes buenísimos: esos que, aunque llegan con el dinero justo, nos dan un voto de confianza, arriesgan, apuestan, y se divierten durante el proceso... Y agradezcamos, además, el trabajo a los constructores finísimos: ¡Gracias, M. y R.!

+ Info y + fotos en: Sección Obras > Ficha nº19 > Piso en Lluís Vives


Sala, comedor y cocina del piso en c/ Lluís Vives (Vila de Gràcia, Barcelona. Foto © MHerrera)
 

Un rayo desde poniente    Imprimir

Miercoles 5 de Junio de 2013
Publicado en: La vida que pasa

(Continuación a 5 razones para un no voto)


La Diagonal, iluminada de mar a montaña por el sol de poniente (Desde un avión que entra por el Norte)